11.000 científicos hacen sonar la alarma y ofrecen soluciones

Un equipo internacional de investigadores nos advierte: los “signos vitales” del planeta se están debilitando. Para contrarrestar ciertos fenómenos a punto de volverse irreversibles, exigen la implementación de medidas urgentes y radicales.

Los científicos han estado hablando de tendencias alarmantes en el cambio climático durante cuarenta años, incluida la primera Conferencia Mundial sobre el Clima celebrada en Ginebra en 1979. Desde entonces, se han hecho sonar las alarmas con regularidad, pero ninguna de ellas se ha tomado en serio. Mientras tanto, las emisiones de gases de efecto invernadero (GEI) han seguido aumentando con efectos cada vez más dañinos y obvios en el clima de la Tierra.

Un planeta a punto de romperse

Hoy, los “signos vitales” del planeta se están debilitando peligrosamente ante la sobreexplotación que genera la economía global. En cualquier caso, esta es la advertencia que mencionaron los investigadores el miércoles. Como indica su estudio publicado en BioScience, de los 31 “signos” estudiados, dieciocho registros de alcance.

Los científicos tienen la obligación moral de advertir claramente a la humanidad de cualquier amenaza catastrófica y de presentarla “como es”. Con base en esta obligación, nosotros, junto con más de 11.000 científicos signatarios de todo el mundo, declaramos clara e inequívocamente que el planeta Tierra se enfrenta a una emergencia climática.“.

Entre los signos más inquietantes se encuentran los aumentos sostenidos de la población humana y ganadera, la producción de carne per cápita, la pérdida de la cubierta forestal mundial, el consumo de combustibles fósiles y las emisiones de dióxido de carbono (CO2) o el número de pasajeros aéreos.

Los autores también destacan algunos signos alentadores, como la disminución de las tasas de fertilidad global, la desaceleración de la pérdida de bosques en la Amazonía brasileña, el aumento del consumo de energía solar y eólica y la desinversión institucional en combustibles fósiles de más de $ 7 billones. Sin embargo, esto no es suficiente.

Mientras tanto, continúan aumentando tres abundantes GEI atmosféricos (CO2, metano y óxido nitroso), al igual que la temperatura de la superficie global. A nivel mundial, los glaciares se están derritiendo a un ritmo alarmante en Groenlandia y la Antártida, en los Alpes y en los Andes.

“La crisis climática ha llegado y se está acelerando más rápido de lo que pensaban la mayoría de los científicos. También es más grave de lo esperado y amenaza los ecosistemas naturales y el destino de la humanidad.“, Escriben los autores.

tiempo
Crédito: PublicDomainPictures / Pixabay

Varias soluciones propuestas

Para contrarrestar estos fenómenos que para algunos pueden volverse irreversibles, los científicos instan a los líderes a que adopten medidas radicales y urgentes. En su documento, el equipo menciona varios:

– El mundo debe rápidamente “Implementar prácticas masivas de conservación y eficiencia energética“Y debe”Reemplazar los combustibles fósiles con energías renovables. bajo en carbon“. Los países más ricos también deben ayudar a los países más pobres a alejarse de los combustibles fósiles. Finalmente, debemos “eliminar rápidamente los subsidios a los combustibles fósiles“.

– Fitoplancton, arrecifes de coral, bosques primarios, sabanas, prados, humedales, turberas, manglares o praderas de pastos marinos, debemos restaurar ecosistemas contribuyendo en gran medida al secuestro de CO2 atmosférico y a la biodiversidad.

– También debemos “principalmente consumir alimentos de origen vegetal al tiempo que se reduce el consumo mundial de productos animales, especialmente rumiantes“, Escriben los autores. Además de reducir las emisiones de gases de efecto invernadero y mejorar considerablemente la salud humana, estas acciones también liberarán tierras para el cultivo de alimentos vegetales para humanos en lugar de alimentos para animales.

– Finalmente, el la población mundial debe estabilizarse e idealmente reducirse gradualmente en un marco que garantice la integridad social. Los investigadores le aseguran: “Existen políticas comprobadas y efectivas que fortalecen los derechos humanos al tiempo que reducen las tasas de fertilidad y mitigan los impactos del crecimiento de la población en las emisiones de GEI y la pérdida de biodiversidad.“.

Los autores dicen que están listos para ayudar a los tomadores de decisiones en una transición justa hacia un futuro sostenible y equitativo. “Creemos que las perspectivas serán más brillantes si los responsables políticos y toda la humanidad reaccionan rápidamente a esta advertencia y declaración de emergencia climática y actúan para mantener la vida en el planeta Tierra, nuestro único hogar.“.