¿Cómo se ve la heliosfera, la burbuja protectora del Sistema Solar?

Recientemente, los investigadores han podido medir la forma de la heliosfera, la burbuja protectora que envuelve nuestro Sistema Solar. Este nuevo estudio podría ayudarnos a comprender mejor el entorno del Sistema Solar y cómo interactúa con el espacio interestelar.

¿Qué es la heliosfera?

La heliosfera es una burbuja magnética generada por el viento solar (un flujo compuesto principalmente por protones, electrones y partículas alfa) que se extiende desde nuestra estrella hacia el espacio interestelar. Ella es la que protege nuestro Sistema Solar de la radiación dañina del resto de la galaxia. Pero, ¿cuál es la forma de este sobre?

Hace unos meses, los investigadores se basaron en modelos informáticos para predecir las características de esta famosa heliosfera utilizando datos de las sondas Voyager. Se enfocaron en átomos de hidrógeno eléctricamente neutros provenientes del medio interestelar que, una vez dentro de la heliosfera (algunas partículas logran pasar), de repente se encuentran cargados eléctricamente.

Gracias a estas partículas, los investigadores pudieron “dibujar el borde” que separa nuestro sistema del espacio interestelar, revelando finalmente una forma de “media luna desinflada”.

heliosfera
Crédito: NASA

Como parte de un nuevo trabajo, Dan Reisenfeld y su equipo en el Laboratorio Nacional de Los Alamos han adoptado un enfoque diferente, basándose en datos del satélite Interstellar Boundary Explorer (IBEX) de la NASA, que detecta las partículas provenientes de la heliosfera, la última capa de la heliosfera. Luego, el equipo se centró en el borde de esta área: la heliopausa, donde el viento solar choca con el viento interestelar.

Para realizar las mediciones, los investigadores utilizaron una técnica similar a la ecolocalización utilizada por algunas especies animales como los murciélagos. Al emitir ondas sonoras que rebotan contra un objeto y devuelven un eco, este último puede crear un mapa mental de su entorno y así encontrar su camino.

Hasta 350 unidades astronómicas

Los investigadores aquí se basaron en mediciones de átomos neutros energéticos (ENA) resultantes de colisiones entre partículas del viento solar y las del viento interestelar. “Al hacerlo, podemos ver el borde de la heliosfera de la misma manera que un murciélago usa el sonar para “ver” las paredes de una cueva.“, Explica Dan Reisenfeld.

Naturalmente, la intensidad de esta señal depende de la intensidad del viento solar que golpea la heli-vaina. Además, los investigadores recopilaron datos en un ciclo solar completo, de 2009 a 2019. Confiando en las señales devueltas por los átomos neutrales energéticos, los investigadores pudieron entonces dibujar un mapa tridimensional de la heliosfera.

Pudimos “ver” el borde de la heliosfera de la misma manera que un murciélago usa el sonar para “ver” las paredes de una cueva.“, Señala el Dr. Reisenfeld.

heliopsher
Crédito: Laboratorio Nacional de Los Alamos

Este nuevo mapa sugiere que muestra que la distancia mínima que separa el Sol de la heliopausa, frente al viento interestelar, es aproximadamente 120 unidades astronómicas. En la dirección opuesta, se extiende al menos 350 unidades astronómicas. Como recordatorio, una unidad astronómica equivale a la distancia Tierra-Sol, o unos 150 millones de kilómetros.