¿De dónde provienen estos dos objetos inusualmente rojos en el cinturón de asteroides?

Dos asteroides extremadamente rojos del cinturón principal fueron identificados recientemente por el Observatorio Astronómico de la Universidad Nacional de Seúl (SAO). Según un estudio, podrían haberse formado cerca de Neptuno antes de llegar al cinturón principal durante una fase de migración planetaria.

En un trabajo reciente, el astrónomo Sunao Hasegawa y su equipo, de la Agencia de Exploración Aeroespacial de Japón (JAXA), buscaron documentar la distribución y composición de grandes asteroides que evolucionan en el cinturón principal, ubicado entre las órbitas de Marte y Júpiter. El examen de estos objetos, algunos de los cuales son restos de la formación del Sistema Solar, podría darnos una idea de cómo era “nuestro mundo” hace más de cuatro mil millones de años.

Para este estudio, los investigadores realizaron mediciones espectroscópicas de infrarrojo cercano y visible del Observatorio Astronómico de la Universidad Nacional de Seúl (SAO). Muy rápidamente, se destacaron dos objetos: el asteroide 203 Pompeja (110 km de diámetro) y 69 Justitia (unos 55 km), reflejando mucha luz roja. Su firma espectral es incluso más nítida que la de los asteroides de tipo D que antes se consideraban los objetos más rojos del cinturón de asteroides.

asteroides
Diagrama que representa el cinturón de asteroides principal. Crédito: NASA

Asteroides migratorios

En realidad, estos dos asteroides se parecen más a objetos transneptunianos, es decir, objetos ubicados más lejos que Neptuno. De hecho, estos objetos contienen compuestos orgánicos complejos producidos a partir de compuestos simples como el metano y el hielo de metanol, lo que les da un aspecto rojizo cuando se ven a través de un espectrógrafo. Por el contrario, los objetos del Sistema Solar Interior carecen de materia orgánica y reflejan más la luz azul.

Para los autores, 203 Pompeja y 269 Justitia podrían haberse formado más allá de Neptuno, probablemente dentro del cinturón de Kuiper, antes deriva hacia el sistema solar interior hace miles de millones de años, cuando el entorno solar aún era muy caótico. El siguiente paso será determinar la proporción exacta de esta población de asteroides dentro del cinturón principal.

asteroides
Objetos conocidos del cinturón de Kuiper principal mostrados en verde. Crédito: WilyD

Si se confirma, este descubrimiento también podría tener implicaciones para futuras misiones. Concretamente, en lugar de enviar una sonda al borde exterior del Sistema Solar para tomar muestras del Cinturón de Kuiper, todo lo que tendríamos que hacer es enviarla al Cinturón Principal.