En las estrellas de neutrones, los “relieves” tienen menos de un milímetro de altura.

Los astrofísicos utilizaron recientemente nuevos modelos para mapear los diminutos accidentes geográficos desarrollados en la superficie de las estrellas de neutrones. Según este trabajo, este último sería extraordinariamente pequeño debido a la intensa atracción gravitacional de estos objetos, alcanzando menos de un milímetro de altura.

Algunas estrellas masivas explotan en supernovas. Luego, gran parte de la materia se siembra en el Universo. Mientras tanto, el núcleo de estas estrellas, que colapsa durante la explosión, se vuelve tan denso que los protones y electrones pueden combinarse para formar neutrones. Entonces se crea una “estrella de neutrones”: un cadáver estelar excepcionalmente denso. Imagínese la masa del sol comprimida en una esfera de unos veintidós kilómetros de diámetro. La mayoría de las estrellas entre 8 y 60 masas solares terminan su vida de esta manera. Por debajo de este rango se obtiene una enana blanca. Arriba tienes un agujero negro.

“Montañas” increíblemente pequeñas

Naturalmente, objetos tan densos desarrollan una atracción gravitacional excepcional que no deja de tener consecuencias para los relieves superficiales. Trabajos anteriores han sugerido que las “montañas de estrellas de neutrones”, como las llaman los investigadores, solo podrían tener unas pocas pulgadas de alto, después de lo cual la corteza se rompería y las formas terrestres retrocederían.

Según un estudio reciente, que se basa en nuevos modelos que permiten simulaciones más realistas de cómo se ven las estrellas de neutrones, parece que estas estructuras son en realidad incluso más pequeñas de lo esperado, alcanzando solo unas pocas fracciones de una milímetro de alto. A modo de comparación, si tuviéramos que comparar una estrella de neutrones con el tamaño de la Tierra, estas montañas solo podrían tener unos cincuenta centímetros de altura.

En otras palabras, la superficie de estas estrellas, una fina corteza de hidrógeno y helio, sería por tanto increíblemente suave. Las causas de estas “distorsiones” podrían incluir el cambio en la velocidad de rotación de la estrella y la acumulación de materia robada de otra estrella, señalan los investigadores. Estos resultados, liderados por el astrofísico Fabian Gittins, de la Universidad de Southampton (Reino Unido), fueron presentados en la Reunión Nacional de Astronomía 2021.

estrellas de neutrones
Representación artística de una estrella de neutrones. Crédito: NASA

Ondas gravitacionales

Hasta ahora, los astrónomos creían que estos accidentes geográficos podrían ser lo suficientemente grandes como para poder producir ondas en el tejido del espacio-tiempo que pudimos detectar. Sin embargo, estos últimos resultados sugieren que estas olas podrían ser mucho más difíciles de detectar de lo esperado. Estas ondas de estrellas de un solo neutrón aún no se han observado, pero “solo podríamos hacer esto con detectores de ondas gravitacionales de tercera generación“, Asegura Fabian Gittins.

Entonces pensamos en el telescopio de Einstein. Todavía no está claro si este proyecto europeo de 1.900 millones de euros realmente verá la luz, pero acaba de incorporarse a la hoja de ruta para futuros proyectos científicos importantes.