¿La domótica ahorra energía?

Cuando se trata de instalar una solución domótica en su hogar, la motivación radica en la conveniencia de las aplicaciones, es decir, la comodidad. Sin embargo, también puede surgir la cuestión del ahorro energético, ya que la domótica permite optimizar el uso de los equipos.

Ahorros entre el 10 y el 40%

La domótica es el conjunto de diferentes técnicas que permiten control de diferentes sistemas y subsistemas desde casa (o negocio). Estas técnicas, que es más o menos posible interponer, están relacionadas con la electrónica, el procesamiento de datos, las telecomunicaciones y la física de la construcción. Como prueba de que la domótica avanza año tras año, Apple presentó una patente en 2020 sobre una especie de unidad modular capaz de configurar automáticamente todos los objetos conectado desde una casa.

La comodidad de uso es la principal motivación para las personas que desean adquirir una solución domótica. Sin embargo, algunos están interesados ​​en la posibilidad de ahorrar energía. Dependiendo de los diferentes proveedores de soluciones, sería posible obtener ahorros en las facturas, incluyendo entre el 10 y el 40% anual. No obstante, es habitual recordar que realizar trabajos para un mejor aislamiento está más acorde con el concepto de ahorro energético, al igual que la sustitución del sistema de calefacción. Lógicamente, la domótica vendría después de estas medidas con el fin de optimizar el consumo energético.

Automatización
Aquí están todas las funciones de una casa totalmente equipada con domótica
Crédito: Mark Moz / Flickr

Hay ayuda disponible

En cuanto a la domótica, el estado francés ha proporcionado ayudas. Sin embargo, esta ayuda solo se refiere a los equipos de calefacción y contraventanas, identificados como realmente reductores del consumo de energía. El dispositivos de programación y control luego se puede solicitar bajo el 30% de crédito fiscal de “transición energética” y ecopréstamo sin intereses. Realizar trabajos para reducir la dependencia energética también puede permitir beneficiarse del IVA a un tipo reducido del 5,5%. Por último, mencionaremos que la Agencia Nacional para la Mejora del Hábitat (ANAH) puede abonar entre 1.600 y 2.000 euros como parte de la ayuda “Vive mejor serenidad”.