¡La NASA está interesada en la impresión 3D de órganos humanos!

En una competencia organizada por la NASA, dos equipos de investigadores crearon tejido humano. Estos integran una estructura vascular que les permite permanecer vivos fuera del cuerpo durante un mes. Para la agencia espacial estadounidense, este es un gran avance para los astronautas en misión.

Una gran primicia según la NASA.

El 10 de junio de 2021, la NASA publicó un comunicado de prensa que detalla los resultados de una competencia específica. El objetivo del Vascular Tissue Challenge fue identificar innovaciones que dieran la posibilidad de crear órganos funcionales Partiendo de la nada. El Instituto Wake Forest de Medicina Regenerativa (WFIRM), con sede en California, se destacó particularmente, ya que dos de sus equipos ganaron los dos primeros premios. Estos dos equipos, utilizando dos técnicas diferentes, desarrollaron tejido humano funcional. Estos integran una estructura vascular que les permite mantente vivo fuera del cuerpo durante unos treinta días. Como explica la NASA, esta es una gran novedad.

Debes saber que otros investigadores ya han creado órganos artificiales, aún en estado experimental. Esto implicó la producción de células humanas y la prolongación de su supervivencia en un organismo vivo. Los equipos de WFIRM, por su parte, han creado cuerpos fuertes copiando el estructura vascular del hígado humano. Lo más importante para estos tejidos, según la directora del concurso Lynn Harper, es su capacidad para imitar lo que está sucediendo en el cuerpo. Además, los dos equipos utilizaron la impresión 3D de células humanas. Sobre todo, se ha demostrado que la red resultante de vasos sanguíneos es capaz de mantener un nivel suficiente de oxígeno y nutrientes para sobrevivir un mes.

órgano de estructura vascular NASA
Crédito: NASA / WFIRM

Aplicaciones en el espacio y en la Tierra

La NASA dice que organizó el Vascular Tissue Challenge para aplicar este tipo de tecnología a misiones espaciales de larga duración. De hecho, teniendo a disposición de órganos a trasplantar si es necesario es una posibilidad más que interesante. Sin embargo, el interés es aún más pronunciado si se trata de órganos que es posible fabricar y almacenar de antemano. Además, si los astronautas pueden fabricar órganos con sus propias células, el riesgo de rechazo sería inexistente.

Mencionemos también una condición obligatoria sobre los participantes en el concurso. De hecho, su innovación también debería poder encontrar una aplicación en la Tierra. La cuestión es que las piezas “falsas” de cuerpos humanos capaces de reaccionar como si fueran reales podrían tener múltiples usos. Estos incluyen, por ejemplo, el reemplazo de órganos en áreas de conflicto (o desastres naturales), la prueba de medicamentos o incluso el modelado de la progresión de una enfermedad.

Finalmente, los resultados de los dos equipos deberían enviarse pronto a la Estación Espacial Internacional (ISS). Se tratará de estudiar los efectos de la radiación en el cuerpo humano. a nivel celular ya largo plazo.