La NASA sacrificó a 27 monos de laboratorio en un solo día

Un día de 2019, la Agencia Espacial de los Estados Unidos (NASA) se cobró la vida de 27 monos conejillos de indias en sus centros de investigación en California. Los científicos les administraron drogas, pero aún tenían otra opción más suave: colocarlos en un santuario.

Una segunda opción descartada

Genéticamente cerca de los humanos, los monos son particularmente útiles en varios experimentos científicos. Sin embargo, como explica The Guardian en un artículo del 22 de diciembre de 2020, la NASA sacrificó a 27 primates de su centro Ames, ubicado en Silicon Valley. Sin embargo, estos animales nunca se han utilizado en misiones espaciales. Su presencia resulta de un acuerdo hecho hace unos años entre la NASA y LifeSource Biomedical, un laboratorio de investigación farmacéutica.

De hecho, el estado de salud de los monos parece haber motivado la decisión de acabar con la eutanasia. De hecho, la mayoría eran de edad avanzada y tenían la enfermedad de Parkinson. Sin embargo, los científicos tenían otra opción para evitar la muerte de estos 27 monos en un solo día. De hecho podrían haber colocarlos en un santuario, una especie de casa de retiro para animales. Por lo tanto, los monos podrían haber terminado sus vidas allí con suficiente dignidad.

Como explica John Gluck, experto en ética animal de la Universidad de Nuevo México (EE. UU.), Los simios no eran “Aparentemente no se considera digno de vivir en un santuario”. El interesado lo consideró una vergüenza y se lamentó hasta Rechazo de la NASA a realizar una prueba sencilla.

Un final generalmente trágico para los primates

Los primates y los humanos tienen aproximadamente 98% de similitudes genéticas, Tanto es así que la NASA ha utilizado estos animales ampliamente durante los últimos 70 años. Muy a menudo, sin embargo, el resultado de los experimentos fue fatal para los monos. Entre 1948 y 1951, la agencia se llevó seis macacos rhesus, la mayoría de los cuales tuvo un final terrible. Otro ejemplo es Ham, el primer homínido en el espacio (ver más abajo). Este chimpancé hizo un viaje suborbital de 6 minutos en enero de 1961, como parte de la misión Mercury-Redstone 2.

jamón
Crédito: NASA

Cuando los humanos no envían simios directamente al espacio, los usan en laboratorios. Aún así, según The Guardian, no menos que 74.000 monos fueron objeto de experimentos en los Estados Unidos en 2017. En Francia, se prefieren los ratones y otras ratas, que representan más del 85% de los animales de cobayo de laboratorio.