LICIACube, la pequeña embarcación encargada de filmar el accidente de la misión DART

A finales de noviembre, la misión DART lanzará una nave responsable de chocar contra un asteroide para modificar su órbita. El pequeño satélite LICIACube se separará de su compañero diez días antes del impacto para filmar las hostilidades.

Una misión sin precedentes

Las agencias espaciales están considerando diferentes formas de defendernos contra posibles amenazas de asteroides. Una de las opciones avanzadas ofrece modificar la trayectoria de los objetos en cuestión. Pero, ¿esta opción es realmente posible? Para averiguarlo, la NASA y la Agencia Espacial Europea (ESA) han desarrollado la misión DART (para la prueba de redirección de doble asteroide). La misión se lanzará el 24 de noviembre a bordo de un cohete SpaceX Falcon 9.

La misión se centrará en un par de objetos que evolucionan en tándem compuestos por un asteroide de 780 m de diámetro llamado Didymos alrededor del cual evoluciona una pequeña roca de 160 m de diámetro, llamada Didymoon. El barco DART, que no es otro que un impactador, llegará al sitio en el otoño de 2022 después de más de siete millones de kilómetros recorridos. A partir de ese momento, solo tendrá un objetivo: derrumbarse en esta pequeña luna.

Según el equipo de la misión, el impacto debería poder acelerar la órbita de la luna en unas pocas decenas de segundos. Los investigadores observarán este cambio en la trayectoria del cuerpo golpeado alrededor del otro midiendo su grado de reflectancia, mientras que un emisario se encargará de inmortalizar el evento, directamente en el lugar. De hecho, la misión DART también transportará un CubSat llamado LICIACube, desarrollado por la agencia espacial italiana. Este último se separará de la nave espacial principal unos diez días antes del impacto para capturar datos, así como imágenes de su desaparición, antes de enviarlos a la Tierra en el centro de control de la misión en Turín, Italia.

LICIACube DART
DART chocará contra Dimorphos, cambiando su órbita alrededor del asteroide más grande Didymos. LICIACube se separará del barco principal unos diez días antes del impacto. Crédito: NASA / Johns Hopkins APL

LUKE y LEIA en las fotos

LICIACube no es tan alto como su compañero suicida. Si bien este último será del tamaño de un autobús escolar, el pequeño CubStar no será no mucho más grande que un bolso.

Para operar, LICIACube deberá mantener una distancia segura: no demasiado cerca para reducir el riesgo de impacto con el material expulsado, pero lo suficientemente cerca para obtener buenas imágenes.

En cuanto a las imágenes, LICIACube estará armado con dos cámaras ópticas denominadas LUKE y LEIA (en homenaje a Star Wars). LEIA es un generador de imágenes de alta resolución capaz de observar los detalles de la columna de impacto y la superficie del asteroide en blanco y negro, mientras que LUKE ofrece un campo de visión más amplio que le permite seguir toda la columna durante su paso. También está equipado con filtros de color rojo-verde-azul que pueden ayudar a los científicos a aprender más sobre las propiedades físicas de la luna.

LICIACube DART
LICIACube después de llegar al Laboratorio de Física Aplicada (APL) de Johns Hopkins en Maryland en agosto de 2021. Créditos: NASA / Johns Hopkins APL / Ed Whitman

Tenga en cuenta que el buque DART también tiene su propia cámara, llamado DRACO, en el que se basará como guía aproximadamente cuatro horas antes del impacto. Una vez que impacte la nave espacial, DRACO será destruido, pero los datos recopilados antes del accidente se enviarán a la Tierra casi en tiempo real (permita unos 38 segundos de espera con distancia).

LICIACube almacenará sus datos y continuará transmitiendo imágenes a la Tierra durante semanas después del accidente. En teoría, debería desaparecer después de unos seis meses.