Para su primera muestra, la perseverancia se vuelve blanca

El primer intento del rover Perseverance de tomar muestras de la superficie marciana no tuvo éxito. Los equipos de la misión están analizando actualmente los datos recopilados para comprender las razones.

Aterrizado en Marte en febrero pasado, Perseverance ahora se centra en el verdadero corazón de su misión: recolectar muestras que luego serán llevadas a la Tierra para su análisis.

Para operar, el rover tiene un brazo robótico equipado con varios instrumentos destinados a determinar los componentes minerales y orgánicos de las rocas objetivo. En el proceso, Perseverance primero debe realizar un estudio de imágenes para determinar la ubicación exacta para recolectar la primera muestra. Los investigadores también determinan un sitio objetivo separado ubicado en la misma área. El objetivo es entonces analizar este gemelo geológico para comprender los diferentes materiales que lo componen.

Si los análisis son concluyentes, el rover se encarga de tomar una muestra de la roca inalterada que, en papel, debería tener la misma composición que la estudiada anteriormente.

Para hacer esto, el brazo de manipulación de muestras de Perseverance debe recuperar un tubo de muestra, luego insertarlo en una broca, antes de transferir todo a un taladro de martillo perforador ubicado en el brazo robótico de Perseverance. El rover se cierne sobre su objetivo y perfora un agujero para llenar el tubo con un núcleo del tamaño de un trozo de tiza. Después de ser medido y fotografiado, el tubo finalmente se sella herméticamente y se almacena para un futuro regreso a la Tierra.

Un primer intento fallido

Dicho esto, el viernes 6 de agosto, los equipos de Perseverance intentaron recolectar una primera muestra en la superficie de Marte. Para este gran estreno, el rover se centró en el Crater Floor Fractured Rough, que presenta un lecho rocoso antiguo y expuesto. Desafortunadamente, este primer intento no salió como estaba planeado. Los datos devueltos a la Tierra indicaron que ninguna roca o polvo marciano había integrado el tubo de muestreo, según anunciaron los funcionarios de la NASA.

“El proceso de muestreo es autónomo de principio a fin”, dijo Jessica Samuels, del Laboratorio de Propulsión a Chorro de la NASA (JPL). “Uno de los pasos que ocurre después de colocar una sonda en el tubo de recolección es medir el volumen de la muestra. Pero aquí, la sonda no cumplió con la resistencia que esperábamos si una muestra estaba realmente presente en el interior “.

A priori, todos los instrumentos de perseverancia habrían funcionado como se esperaba. Además, los investigadores creen que esta falla es probablemente el resultado de que el objetivo de la roca no reaccione como se esperaba durante la extracción de núcleos. Aún se están realizando análisis para tratar de comprender qué sucedió realmente.

perseverancia de marte
Una roca apuntada por la perseverancia. Crédito: NASA / JPL

Otras oportunidades para aprovechar

Recuerde que no es raro encontrar dificultades con este tipo de misión compleja que a menudo implica operaciones sin precedentes. En Marte, es casi un hábito.

El primo mayor de Perseverance, Curiosity, por ejemplo, perforó rocas que resultaron ser mucho más duras o más frágiles de lo que habían anticipado los miembros del equipo de la misión. En enero de 2021, el sensor de flujo de calor HP3 de la misión InSight, apodado el “topo” por la NASA, también fue declarado muerto por la agencia estadounidense después de no poder excavar profundamente en el suelo del Planeta Rojo.

Finalmente, tenga en cuenta que este no fue un momento decisivo para la perseverancia. El rover lleva 43 tubos de muestreo, y el plan de la misión requiere que el rover llene al menos veinte de ellos.