¡Ponen fluorescencia a las plantas para detectar sus problemas!

Los investigadores israelíes quieren transformar plantas en sensores vivos utilizando la genética, es decir, sin sensores electrónicos. El objetivo es poder aprender muy rápidamente sobre el nivel de estrés hídrico (o climático) de una planta para limitar las pérdidas de cultivos y optimizar las necesidades de agua y fertilizantes.

Visibilidad por fluorescencia

Las plantas pueden comunicarse utilizando ciertos medios como el ultrasonido y las moléculas químicas. Cuando están sometidos a un estrés como el frío, la desnutrición o la falta de agua, emiten moléculas químicas antioxidantes. Estos incluyen el glutatión, capaz de neutralizar los radicales libres. Según investigadores de la Universidad Hebrea de Jerusalén (Israel), detectar estas moléculas daría la posibilidad de descifrar este tipo de gritos de auxilio. Su publicación en la revista Fisiología de las plantas El 6 de abril de 2021 detalla su experimentación.

Los científicos han introducido en una planta de papa un gen que codifica una proteína fluorescente (roGFP2) sensible a moléculas químicas antioxidantes. Sin embargo, la intensidad del estrés que sufre la planta está a la altura de su producción de moléculas y, por tanto, de sus emisiones lumínicas. Por tanto, esta fluorescencia se utiliza para medir la intensidad del estrés. Sin embargo, la luz permanece invisible a simple vista y es necesario el uso de una cámara especial para observarla.

El valor de una señal de alerta temprana

El proceso en cuestión permite mapa con precisión plantas que necesitan agua y / o nutrientes. Se trata por tanto de regular el riego pero también el esparcimiento de fertilizantes y limitarlos a las necesidades de las plantas, ni más ni menos. Los investigadores señalan el interés de los agricultores en obtener un señal de advertencia temprana indicando uno o más problemas de la planta. Esto permite adoptar medidas que puedan solucionar estos problemas y, por tanto, proteger los recursos alimentarios limitando las pérdidas.

foto planta tomate estrés
Crédito: InnerPlant

Debe saber que una solución similar es ya en el mercado. La start-up InnerPlant cuyo lema es “Haciendo sensores vivientes” ha desarrollado tomates transgénicos capaces de iluminarse en tres colores diferentes. Sin embargo, cada color se relaciona con un tipo de estrés, a saber, la falta de agua, una deficiencia de nutrientes o incluso la presencia de patógenos. Esta innovación permite a los agricultores visualizar un mapa de sus cultivos, tomando simplemente una foto de su campo usando un teléfono inteligente o un dron.

Lanzada en mayo de 2021, InnerTomato es la primera planta de la puesta en marcha, y esta última ahora trabaja en otros cultivos, incluida la soja fluorescente. Particularmente ambiciosa, esta empresa simplemente anuncia el fin de los pesticidas en agricultura.