Por qué la Marina de los EE. UU. Quiere volver a la navegación sextante

Durante aproximadamente un cuarto de siglo, el GPS ha representado una verdadera revolución en la geolocalización. Sin embargo, está expuesto a piratería, lo que lleva a la Marina de los Estados Unidos a considerar la posibilidad de volver a un método más antiguo: el sextante.

El GPS eficiente, pero no lo suficientemente seguro

Hoy en día, muchas áreas utilizan el Sistema de posicionamiento global (GPS) para orientarse. Citemos los distintos ejércitos, el transporte marítimo y, por supuesto, todas las personas que tienen GPS a bordo en su vehículo. Mencionemos sobre todo la democratización de esta tecnología dentro de las poblaciones, usando chips de GPS que todos los teléfonos inteligentes contienen hoy. Este sistema de geolocalización económico y fácil de usar apareció por primera vez en los Estados Unidos en 1973 con fines militares. En 1995, se volvió mundial y en pleno funcionamiento con su Sistema de 24 satélites.

Solo ahí tienes, el ejército de los Estados Unidos piensa en deshacerte de él, como se explica Mecánica popular en un artículo del 25 de abril de 2021. A pesar de sus muchas cualidades, el GPS es bastante fácil de piratear. Sin embargo, quien dice piratería también dice vigilancia, interferencia y sabotaje. Entonces, de hecho, una simple persona no arriesga nada al realizar una búsqueda en Google Maps en casa. Por otro lado, para el ejército, los riesgos son mucho mayores. Un caso en particular es el ejemplo perfecto. En 2018, Finlandia y Noruega acusaron a Rusia de interrumpir un ejercicio de la OTAN al bloquear el GPS de sus ejércitos.

GPS 2
Créditos: Wikipedia

Un paso atrás tecnológico

La Marina de los EE. UU. Utiliza señales de GPS encriptadas y seguras. Sin embargo, no existe el riesgo cero y el Departamento de Defensa está pensando en una forma más segura. En realidad, la solución mencionada es sinónimo de un retroceso tecnológico. De hecho, se trata de utilizar el sextante, inventado en el primera mitad del siglo XVIII. Antes de la invención del GPS, este instrumento permitía a los navegantes orientarse calculando la posición de las estrellas en el cielo según la hora y la fecha. Esta técnica permitió determinar su posición en cualquier lugar de la Tierra.

El objetivo del Pentágono es crear sextantes modernos permitiendo que este tipo de información sea analizada automáticamente. Al final, se trataría de obtener una precisión igual a la del GPS. Además, estos sextantes modernos utilizarían señales infrarrojas en lugar de luz natural. Esto proporcionaría los medios para detectar la posición de las estrellas. incluso durante el día.

Prometedores primeros resultados

Sin embargo, este tipo de dispositivo podría experimentar algunas dificultades. De hecho, el cálculo de la distancia angular entre dos puntos requiere alineación preciso. Sin embargo, esto representa un obstáculo para los instrumentos infrarrojos debido a los fuertes reflejos que aparecen en el horizonte. Sin embargo, este problema podría resolverse confiando en satélites artificiales en lugar de estrellas naturales y así prescindir de la línea del horizonte.

Los sextantes modernos podrían entonces tomar la forma de sensores simples a bordo de barcos de diferentes tamaños, pero tampoco soldados. Por el momento, los primeros resultados del desarrollo de este tipo de dispositivos atestiguan un precisión de unos 20 m en varias decenas de segundos. Si esta precisión es mejor que la del primer GPS, sigue siendo insuficiente según los investigadores.