se ha formado un “mar de niebla” en la zona del volcán Cumbre Vieja

Después de unos cincuenta años de reposo, el volcán Cumbre Vieja, en Canarias, ha entrado en erupción durante más de dos meses. No hace mucho, el edificio se encontraba en el corazón de un fenómeno nunca visto desde el inicio de la erupción. De hecho, un “mar de niebla” apareció en el área del volcán.

En cuestión: las primeras lluvias

El volcán Cumbre Vieja se encuentra en el sur de la isla de La Palma, dentro del archipiélago de las Islas Canarias (España). Culminando a 1.944 metros, el edificio es conocido por ser es probable que genere un gran tsunami si alguna vez su parte occidental se deslizara hacia el océano. Después de descansar durante casi cincuenta años, Cumbre Vieja también entró en erupción el 19 de septiembre de 2021 y esta erupción continúa hoy, para disgusto de los residentes y las autoridades locales.

Los flujos de lava ya han llegado al mar tres veces desde que se despertó el volcán. Alrededor de 3.000 personas fueron confinadas debido a riesgos relacionados con humos tóxicos potenciales. Cuando terminaron su curso en el océano, los flujos generaron columnas masivas de humo blanco. Sin embargo, L’Indépendant también informa en un artículo del 22 de noviembre de 2021 que las primeras lluvias aparecieron y generaron un Fenómeno del “mar de niebla”.

Un fenómeno filmado por drones

El término “mar de niebla”, por lo tanto, caracteriza a la formación de gruesas capas de niebla en la zona volcánica debido a las precipitaciones. Sin embargo, debes saber que, en realidad, muchas gotas de lluvia no tienen tiempo para tocar tierra. De hecho, estos últimos se evaporan en el aire, especialmente en lugares donde la lava todavía es incandescente y, por lo tanto, donde la temperatura es más alta. El fenómeno ocurrió el 19 de noviembre y fue inmortalizado por drones del Instituto Geológico y Minero de España (ver más abajo).

Si el fenómeno aún no se había observado desde el inicio de la erupción, el peligro está en otra parte. Además de los posibles humos tóxicos, el volcán tiene parte devastada del oeste de la isla de La Palma. No menos de 1.500 edificios fueron destruidos, incluidas casi 1.100 viviendas. El sistema europeo de mediciones geoespaciales Copérnico también afirmó que la lava había cubierto un área de 1.065 hectáreas. El 22 de noviembre el aeropuerto de Santa Cruz suspendió sus actividades y desde hace unos días los vecinos deben usar una máscara FFP2 para protegerse lo mejor posible.