¡Tendemos a sobreestimar la inteligencia de nuestra pareja!

¿Realmente el amor te ciega? Tal vez sea así, ya que muchas personas sobreestiman el coeficiente intelectual (CI) de su pareja. Esta tendencia se suma al hecho de que la mayoría de las personas también sobreestiman su propio coeficiente intelectual.

Un sesgo cognitivo que va más allá de nuestro ego

Los seres humanos parecen tener una propensión a sobreestimar la propia inteligencia. En cualquier caso, esta es la conclusión de un estudio publicado en la revista Más uno en 2018. Este trabajo confirmó que el 65% de los estadounidenses se consideran más inteligentes que el promedio. Sin embargo, este sesgo cognitivo se agravaría aún más en las personas menos inteligentes y competentes. Este es el efecto Dunning-Kruger (o efecto de exceso de confianza), por el cual el menos calificado en un campo sobreestimar su competencia. En los últimos años, el expresidente de Estados Unidos Donald Trump ha dado la prueba en varias ocasiones, en particular cuando declaró percibirse no como una persona inteligente, sino como un verdadero genio.

Más allá de nuestro ego, este sesgo crítico también afectaría nuestro compañero amoroso, como lo indica un reciente publicado en la revista Inteligencia y realizado por un dúo de investigadores de las universidades de Varsovia (Polonia) y Australia Occidental (Australia).

Crédito: Pixabay / Free-photos

Resultados sorprendentes

Los investigadores pidieron a 218 parejas heterosexuales que calificaran su propia inteligencia y la de su pareja en una escala de coeficiente intelectual. Estas parejas habían estado juntas durante un promedio de seis años y una cuarta parte de ellas estaban casadas. Según los resultados, como era de esperar, los voluntarios sobreestimaron su propio coeficiente intelectual en 30 puntos. Sin embargo, lo más asombroso se encuentra en otra parte: los hombres tienen sobreestimó el coeficiente intelectual de su pareja femenina en 36 puntos y las mujeres, su pareja masculina por 38 puntos.

Según la teoría de la evolución, las mujeres lógicamente deberían ser más perceptivas al discernir la inteligencia de su pareja. De hecho, tienen la “responsabilidad” de elegir los mejores genes para transmitirlos a sus hijos. Según este estudio, esta afirmación, por tanto, no sería viable. En realidad, es más probable que las personas elijan una pareja con un nivel intelectual más cercano al de ellos. Sin embargo, esta preferencia existe tanto para la puntuación real como para la supuesta puntuación de CI.

El estudio estima que, por tanto, la compatibilidad intelectual en una pareja ha sin relación con el nivel de satisfacción que genera estar juntos. Para los líderes del estudio, esta tendencia a sobreestimar la inteligencia de su pareja puede ser otra forma de mostrarse. También puede tratarse de una forma adicional de hacer que la pareja dure.