Una IA para comprender la parte subyacente de la toma de decisiones humana

Cuando nuestro cerebro se enfrenta a una decisión difícil, ¿cómo reacciona? Los investigadores estadounidenses están tratando de comprenderlo a través de un algoritmo de aprendizaje automático que ha analizado miles de opciones.

Comprender y predecir las reacciones humanas.

Muchos investigadores buscan comprender las reacciones humanas frente a decisiones arriesgadas. En el caso de una suma de dinero en juego, ¿es mejor tocar 500 euros de inmediato o esperar hasta tener una posibilidad entre dos de conseguir 1.000 euros? ¿En qué momento podemos cambiar a una elección más incierta, pero cuyo beneficio es potencialmente mayor?

Como se explica en una publicación de la revista Science el 11 de junio de 2021, investigadores de la Universidad de Princeton (Estados Unidos) han desarrollado un programa capaz de comprender y predecir cómo los humanos pueden reaccionar ante las diferentes posibilidades que se le ofrecen. Si ya se ha realizado investigación en el pasado, este estudio es el más impresionante de todos con no menos de 10,000 opciones integrado en un algoritmo.

En definitiva, el algoritmo imita con una precisión inigualable toma de decisiones humanas. Según los investigadores detrás del estudio, sería una revolución. Sienten que han recapitulado teorías históricas, establecido la posibilidad de mejorarlas y encontrado una mejor representación de la toma de decisiones humana.

dirección
Crédito: Mananya Kaewthawee / iStock

Una técnica llena de promesas

Durante el siglo XX, las teorías que definen la decisión humana han cobrado impulso. El más relevante parece ser el que explica que ante una elección, el individuo tomará la opción que maximiza el beneficio y por tanto, su bienestar. Si hay alguna incertidumbre, se produce un cálculo de probabilidad que solo esa persona conoce. Sin embargo, estas no son variables más o menos relacionadas con la percepción, las emociones o incluso la memoria. En resumen, estas probabilidades en cuestión surgen de irracionalidad humana.

Si no hay teoría consensuada, la demanda es grande en diferentes áreas: psicología, economía y política. Estas esferas quieren saber absolutamente qué hace que los individuos cambien de una opción a otra, porque este cambio puede tener repercusiones significativas (por ejemplo, caída de una acción en el mercado de valores). Además, si los modelos imaginados directamente por los humanos eran más eficientes hasta hoy, este en realidad depende de la cantidad de datos referido. Los científicos de Princeton aseguran que el análisis es más fino cuando una computadora tiene el control si hay muchos casos que tratar.

Según ellos, AI describe todo el camino neuronal que produce el cerebro al tomar una decisión. Creen que en un futuro próximo, este método de aprendizaje automático permitirá avances importantes en diversos campos. Esta técnica debería llegar a ser incluso esencial en la investigación teórica sobre el comportamiento humano.